No hace tantos años que solo se podían ver dos canales en televisión: La 1 y La 2. En aquellos tiempos las marcas podían llegar con su mensaje publicitario prácticamente a toda la población con un solo medio y en un solo día.

Desde entonces, ha cambiado mucho el panorama. Primero tuvimos ordenadores en casa, después, teléfonos inteligentes y ya tenemos vehículos, relojes, electrodomésticos conectados, y hablamos con naturalidad de IoT (Internet de las cosas)

Cuando comenzaron a aparecer miles de posibilidades de publicidad en medios online, redes sociales y en un entorno donde el consumidor elige lo que quiere ver, parecía una amenaza para la publicidad en TV. Lo cierto es que aguantó (y aguanta) bien el tirón. La TV sigue siendo el medio de mayor inversión publicitaria. A pesar del descenso en el consumo, a día de hoy es el único medio capaz de llevar un mensaje al 87 % de la población en una semana.

Ningún otro medio permite por sí solo este alcance, a pesar de que Internet tiene una penetración similar, su fragmentación lo hace imposible. No obstante, nos da nuevas posibilidades de mensajes más personalizados que antes no teníamos.

Cada medio tiene sus ventajas, y la aparición de nuevos medios no implica la desaparición de los que ya existen, simplemente todos encuentran su espacio y algunos se transforman, como la radio. Hoy en día, las marcas necesitan un plan de medios equilibrado que permita complementar targets y potenciar el mensaje (para que éste sea recordado y asociado correctamente hacen falta un mínimo de entre 3 y 5 impactos).

En un mundo digital con multitud de opciones donde dirigir nuestra atención, la relevancia de la publicidad es fundamental. Ser capaz de hablar de una manera diferente al consumidor, llamar su atención, contarle algo y que recuerde quién se lo cuenta… no es fácil.

A finales de 2020, Bosch Electrodomésticos lanzó un nuevo concepto de comunicación, “Vive #LikeABosch”, totalmente disruptivo respecto a la publicidad tradicional de la marca.

El origen fue la campaña internacional lanzada el año anterior para impulsar en medios online el conocimiento del IoT y que tuvo un gran éxito. La idea capitaliza una serie de videos y memes virales de “like a boss” que muestran a personas comunes haciendo fácil algo que a primera vista puede parecer complicado.

En su adaptación al mundo de los electrodomésticos, la marca, siendo fiel a su claim “innovación para tu vida” muestra cómo vivir #LikeABosch gracias a las innovaciones de sus electrodomésticos y lanza un mensaje de sostenibilidad y vida sana. Este propósito crea una gran conexión emocional con el consumidor en línea con los intereses de las nuevas generaciones y que, como nos enseña Kotler, nos han hecho evolucionar desde el marketing 1.0 centrado en el producto al 5.0 donde es fundamental mejorar la calidad de vida humana e impulsar el avance de la tecnología en todos los aspectos de la humanidad.

La campaña, por su tono desenfadado y original, por su formato de video musical, por su buena asociación a marca (la palabra Bosch aparece más de 20 veces en un mismo spot) y por su gran planificación de medios, ha tenido unos resultados de eficacia publicitaria excepcionales, batiendo récords dentro de la compañía.

Llevar a medios masivos algo que surgió en redes sociales era todo un reto, pero demuestra que, si la creatividad es buena, la inversión merece la pena.

Raquel Sanromán
Brand Manager Bosch Electrodomésticos
BSH Electrodomésticos España.