Señor Lobo & Friends: “Conclusiones para después del vértigo”