30 / 06 / 2020
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • GooglePlus

Miguel Ángel Velázquez: “Es fundamental que los líderes se conviertan en 'coaches' para reforzar el compromiso de cada uno consigo mismo”

La pandemia de la COVID-19 ha supuesto un gran impacto en nuestras vidas, tanto profesionalmente como en el ámbito personal. Estamos viviendo situaciones con un alto nivel de preocupación, ansiedad o estrés. Frente a estas circunstancias, el coaching puede servirnos de guía para gestionar eficazmente nuestro desempeño profesional y ayudarnos a vivir un poco mejor.

En el ciclo de entrevistas de Dircom con expertos y profesionales de distinto ámbito sobre el nuevo escenario planteado por la COVID-19, hablamos con Miguel Ángel Velázquez, director de CIVSEM, Centro de Investigación en Valores Sociales y Empresariales, quién detalla cómo a través del coaching podemos gestionar la motivación, emociones y el desempeño personal-profesional propios y el de nuestros colaboradores.

¿Qué puede aportar el coaching a profesionales y directivos, en situaciones de crisis como la que estamos viviendo?

En un momento de quiebre como el que vivimos actualmente, se necesitan líderes inspiradores que aporten una visión diferente a la situación generada. Se requiere abrir posibilidades que no son evidentes en una posición continuista, nuevas respuestas para nuevos retos, miradas que se orienten a una nueva creación. Y esto se refiere tanto a los objetivos como a las actitudes y a las formas de abordar los temas por parte de los involucrados. Se trataría de generar una actitud que arrastre inquietudes y el deseo de construir.

Esto requiere un posicionamiento diferente por parte de los directivos y responsables de reconducir la situación, lo que en coaching llamamos un cambio de observador, desde el que proponer nuevos retos, nuevas fórmulas y un estado motivacional que conecte con las inquietudes de los colaboradores y les predisponga a vivir con ilusión su trabajo y a dar su cien por cien identificando y tirando de su talento. Esta es la mirada que ofrece y aporta el Coaching , desde una perspectiva centrada en la persona, nuevos posicionamientos, nuevas perspectivas e identificación de potencial y talento para dirigirse a ellas.

¿Cómo podemos adaptarnos a esta “nueva realidad” en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que ha cambiado?

Se trata de focalizar en el equipo y potenciar a las personas para que contribuyan desde su máxima posibilidad de aportación. Es necesario apelar a lo humano, a las inquietudes de crecimiento, de identificación con ellos mismos y de convertirse en protagonistas y líderes de su propia vida y de su propio proyecto, cada uno responsable y autónomo para dar lo máximo en un entorno colaborativo y globalizado, presidido por el respeto mutuo y la confianza en uno mismo y en todo el resto.

El responsable se constituye en líder de líderes, no de seguidores, se trata de inculcar y trabajar este espíritu de superación y ambición. Es una nueva mirada para una nueva realidad, desde la que sale lo mejor de cada uno a base de generar confianza y expectativa en las posibilidades que ofrece el talento y el compromiso de todos los que forman parte de la Organización.

Debido a esta situación, la incertidumbre nos va a acompañar durante varios meses. ¿Cómo podemos gestionarla para no desviarnos de nuestros objetivos?

La forma de gestionar la incertidumbre es aprender a convivir con ella, ese será el reto más importante al que nos enfrentamos ahora, darnos cuenta de que tenemos pocas seguridades que provienen del exterior. El miedo es la emoción que aparece con más frecuencia en estas situaciones, cada vez más presente en nuestras vidas, y en este momento de forma especial. Y el reto es generar entornos donde cada uno se hace consciente de su propia seguridad, de sus posibilidades, de su valor y de su poder.

Es fundamental que los líderes se conviertan en coaches que refuercen el compromiso de cada uno consigo mismo y que fomenten su autoestima y la confianza. Será una gran competencia para cualquier aspecto de la vida en el que nos desenvolvamos.

El liderazgo, la motivación, la comunicación efectiva seguirán siendo temas estratégicos para los diferentes profesionales. ¿A qué otros aspectos debemos también dar más importancia ahora, desde el punto de vista de los profesionales de la Comunicación?

Creo que es importante resaltar que estamos en tiempos de creación, de ver las cosas desde otros puntos de vista y aportar valor al entorno en el que nos desenvolvemos. Para eso hemos de conectar con la humanidad de cada uno, con lo que le permite despegar del suelo y arriesgar con su aportación. Los comunicadores deciden optar si siguen las líneas tradicionales o prefieren unirse a una línea emergente de posicionarse, de estimular, de presentar retos para inspirar y lograr miradas distintas.

Ahora que todo es más virtual y digital, ¿cómo serán las sesiones de coaching del futuro? ¿Veremos nuevas técnicas?

Se ha abierto un campo de encuentro magnífico y sin límites. Aparecerán nuevas formas metodológicas que abrirán múltiples posibilidades de intervención. No obstante, el reto es humanizar y aprender a convivir, a mostrarse, a comunicarse con los demás desde el punto humano de cada uno. Donde se respeta y se centra la mirada en el individuo y en la persona que es. Desde donde se prioriza el respeto, la escucha, la empatía y el aprendizaje que surge de todo ello. Desde donde cada uno aparece con sus valores, donde el encuentro, al margen de la tecnología facilitadora, permite ver a las personas que están en cada lado.

De todas las crisis podemos sacar varios aprendizajes, ¿cuáles destacaría de la situación actual?

En una encuesta de opinión que he llevado a cabo entre mis alumnos en los últimos días, he preguntado qué han aprendido cada uno en esta situación. El resultado es muy coincidente entre todos ellos: ha sido un periodo de escucha, de desarrollar paciencia y capacidad de espera, de reflexión sobre lo que estaba ocurriendo y sobre ellos mismos.

En este periodo todos, de forma directa o indirecta, hemos vivido pérdidas, hemos vivido incertidumbre, enfado, y emociones que nos conectan con nuestro sentir más profundo y nos cuestionan el sentido, las razones importantes que nos atan a la vida, y nos remiten a cuestiones muy trascendentales que cada uno habrá concluido según su propia interpretación. Ese aprendizaje se queda en el haber de cada uno, ahora lo que se requieren son condiciones para poder ponerlo en acción.

Durante estas semanas, se ha comentado mucho que la “sociedad va a cambiar”, y que saldremos reforzados y con nuevos valores. ¿Considera que esto es cierto? ¿Seremos más responsables, socialmente hablando?

A lo largo de la entrevista y a través de las respuestas que he ido dando he ido hablando de valores fundamentales que surgen a través de un proceso de reflexión y encuentro de la persona consigo misma. El arraigo de los mismos tendrá que ver con la creación de espacios en los que se hagan posibles y en los que se permita al individuo ser. Mi pregunta es si los responsables de la gestión post covid en empresas, política, centros educativos, centros de salud, y en cualquiera de las instituciones que condicionan nuestro día a día, se va a permitir la emergencia y consolidación de estos valores incipientes que hemos llegado a atisbar.

 

Partners

Asociación de Directivos de Comunicación © 2019

Paseo de la castellana, 193, 1ªplanta, 28046 Madrid (Spain) - Telf: (+34) 91 702 13 77

Dircom en Facebook Dircom en LinkedIn Dircom en Twitter Canal de SlideShare de Dircom Canal de youtube de Dircom
 

Utilizamos dispositivos de almacenamiento y recuperación de datos de terceros con la finalidad de mejorar el rendimiento de la Plataforma y de evaluar el uso que se hace de la misma, así como dispositivos de almacenamiento y recuperación de datos de análisis y publicitarios. Clique en “aceptar” para consentir el uso de todas las cookies. Puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.